Garantía de calidad

Alvic basa la elaboración de sus productos en la más pura TRADICION ARTESANA y siempre con la máxima garantía de CALIDAD. Tenemos implantados rigurosos sistemas de controles de calidad, con equipos de control internos de la empresa, importantes controles de trazabilidad, certificados y APPCC en vigor según la legislación vigente. Siempre todo ello supervisado por veterinarios oficiales y con la asistencia de nuestros Técnicos de Calidad Internos. Con todo esto, Alvic, es sinónimo de CALIDAD contrastada. Se consolida así la confianza depositada en nuestra firma, lo que supone a su vez la mejor recompensa al cariño y trabajo bien hecho de cada día.


IGP CHORIZO RIOJANO

Imagen Jamón curado

logo chorizo

El chorizo riojano, es el producto más emblemático y representativo de la industria cárnica riojana, y cuenta desde el 30 de junio de 2008 con el reconocimiento y la protección que le otorga una Marca de Calidad Certificada y reconocida en todo el ámbito europeo, como es la Indicación Geográfica Protegida (IGP).

La Indicación Geográfica Protegida del Chorizo Riojano preserva y distingue a este alimento y sus excelentes características organolépticas (aroma equilibrado e intenso, persistente, con dominio de pimentón, además de notas de ajo; ausencia de olores rancios y acres. Textura equilibrada, agradable al paladar, con buena cohesión, buena masticabilidad y baja gomosidad. Sabor intenso, persistente, equilibrado entre magro y grasa; poco ácido, picante en el caso de que se utilice pimentón picante, con ausencia de sabores rancios o anormales) motivadas por el uso de carne y tocino de gran calidad,  procedentes de cerdos sacrificados y despiezados en mataderos y salas de despiece autorizados por la UE, picados correctamente y amasados con pimentón Extra, sal y ajo.

Garantiza una calidad y características de producto y ampara el chorizo en forma de sarta de categoría Extra, sin aditivos, elaborado artesanalmente en La Rioja en instalaciones que controlan el proceso de elaboración, maduración y secado, así como la calidad y manipulación de las materias primas.

Deberá presentarse con su forma característica de sarta o “herradura”, más o menos cilíndrica, con un calibre mínimo de 30 milímetros y un peso mínimo de 200 gramos. Su superficie limpia aunque irregular, de aspecto rugoso, con buena adherencia de la tripa a la masa y corte rojo, corte liso y bien ligado, y con una clara diferenciación entre los fragmentos de carne y tocino.

Este reconocimiento permite garantizar al consumidor y proteger la tipicidad y la elaboración tradicional de un producto que acapara el 68% de la producción del sector cárnico riojano.

La gestión de la marca corresponderá al Consejo Regulador, quien elaborará un Manual de Calidad y procedimientos donde se establecerán los requisitos técnicos y de control a los que deberá someterse cada operador inscrito en cada una de las fases de elaboración, maduración, secado, etiquetado, embalado, circulación y comercialización.


JAMON SERRANO

Imagen Jamón curado

logo jamónLa denominación “jamón serrano” fue protegida como Especialidad Tradicional Garantizada ( ETG) por Reglamento 2419/1999 de la Unión Europea ón Europea publicó un Reglamento 2419/1999 por el que se inscribe al “Jamón Serrano” en el Registro de Especialidades Tradicionales Garantizas (ETG), de acuerdo con el Reglamento CEE 2082/1992.

El jamón Serrano se convierte así en la primera Especialidad Tradicional Garantizada de la industria alimentaría española y también de la Unión Europea con reserva de nombre. Solamente los fabricantes que cumplan el pliego de condiciones establecido y estén certificados por una entidad de control externa e independiente, pueden utilizar la denominación registrada “ Jamón Serrano” y el símbolo comunitario. Dada la heterogeneidad y a veces difícil identificación del producto, conviene destacar aquellos jamones que han logrado el aval y reconocimiento de la Unión Europea como: Denominación de Origen Protegida (DOP),Indicación Geográfica Protegida (IGP) o Especialidad Tradicional Garantizada (ETG), figuras Comunitarias de calidad que, respaldadas por un riguroso reglamento de elaboración y control, se aplican a ciertos productos agrícolas y alimenticios. A nivel nacional, son los Consejos Reguladores los organismos vigilancia y control del cumplimiento de las normas estipuladas por reglamento.